CHINA PROMETE A EUROPA UNA MAYOR APERTURA COMERCIAL: “CONVIRTAMOS NUESTRAS PALABRAS EN HECHOS”.

En una declaración conjunta con la Unión Europea (UE) el pasado martes, China prometió abrir un poco más su economía, un anuncio que los europeos ven como un “paso adelante”, incluso si se mantienen cautelosos con respecto a Pekín.

En efecto, China y la UE acuerdan para promover un comercio “basado en normas” y a luchar contra el “proteccionismo”, como se indica en el texto de siete páginas firmado por el Primer Ministro chino, Li Keqiang, y el Comisario interino de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y su homólogo, Donald Tusk.

Los Jefes de Estado y de Gobierno también se han comprometido a “reforzar las normas internacionales sobre subvenciones a la industria” como parte de una reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC), un punto importante para la UE que critica la competencia desleal de las empresas subvencionadas en Pekín.

Por primera vez, China ha aceptado trabajar con la UE en esta prioridad clave de la reforma de la OMC”, dijo Tusk, quien lo calificó de “progreso”.

La declaración conjunta permite a Pekín y Bruselas formar un frente comercial común contra los Estados Unidos por parte de Donald Trump, quien en los últimos meses ha intensificado las amenazas contra ambos.

Las negociaciones sobre el texto, sin embargo, estuvieron al borde del fracaso, ya que los europeos consideraron que no había suficientes compromisos de China, que finalmente aceptó concesiones de última hora.

La UE, preocupada por el proyecto chino de las “Nuevas Rutas de la Seda” y sus inversiones masivas, busca desde hace meses reequilibrar sus relaciones diplomáticas y comerciales con China, que la Comisión califica de “rival sistémico”.

Mayor apertura comercial

Por ello, China ha firmado un texto que obliga a la UE a “concederse mutuamente un acceso al mercado más fácil y no discriminatorio”.

“Traduciremos nuestras palabras en hechos”, prometió Li, subrayando la importancia del acuerdo de inversión que Bruselas y Pekín han estado negociando durante seis años, con la esperanza de concluirlo en 2020. Este acuerdo “dará un trato igualitario a las empresas”, dijo el primer ministro chino, para quien “se producirá la apertura bidireccional”.

El documento también destaca la necesidad de evitar la “transferencia forzada de tecnología”, una práctica acusada por las empresas chinas. La cumbre de hoy es un gran paso en la dirección correcta”, dijo Juncker, para quien ambos “necesitan encontrar un mejor equilibrio y un mejor nivel de reciprocidad”.

El Presidente del Ejecutivo de la UE dijo que estaba de acuerdo en iniciar un proceso para “identificar y eliminar las barreras de acceso a los mercados”.

Leave a Reply